Del cumplimiento normativo a la gestión integral de riesgos de Compliance

/ 26.07.20180 comments

Cumplimiento en sentido amplio, interacción normativa o transversalidad de obligaciones son conceptos que progresivamente dejarán de sonarnos extraños.


Compliance es un concepto que se viene asociando desde hace algunos años a la forma y método que deben seguir las empresas y otras organizaciones (ONGs, administraciones públicas, clubes de deportivos, partidos políticos, etc.) para conocer y cumplir con sus obligaciones —y, por tanto, mitigar sus riesgos de incumplimiento— tanto de aquellas obligaciones de carácter fundamentalmente imperativo, generalmente derivadas de imposiciones legales en muy diversas materias como puedan ser la protección de datos, la prevención del blanqueo de capitales, la lucha contra el fraude y prevención de la corrupción y otras muchas normativas sectoriales; como también aquellas obligaciones que las organizaciones asumen de forma semivoluntaria, entre las que se pueden encontrar la asunción de determinados estándares de actuación y gestión para acceder a determinados mercados o marcar la diferencia con los competidores en la contratación pública y privada; y, finalmente, también a otros compromisos voluntariamente asumidos, generalmente asociados a la ética, la responsabilidad social y las buenas prácticas empresariales.

Por Jorge Alexandre González. Revista Forum Calidad

Ver pdf Seguir leyendo

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone


VOLVER