Entrevista a Fernando Arteche para i-Ambiente

/ 26.06.2014

Experto en Medio Ambiente, Sostenibilidad y RSE, Presidente de honor de la Asociación Nacional de Auditores y Verificadores Ambientales (ANAVAM).

foto 2Licenciado en Ciencias Químicas por la Universidad de  Valladolid e Ingeniero Químico por la de Madrid en la actualidad es  Experto en Medio Ambiente, Sostenibilidad y RSE , Presidente de honor de la Asociación Nacional de Auditores y Verificadores Ambientales (ANAVAM), Vicepresidente del Comité Nacional Asesor de Verificadores Medioambientales de la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC), Consultor Experto en Medio Ambiente de la Comisión Europea ,miembro del  Grupo técnico de COPS en el Ministerio de Agricultura ,Alimentación y Medio Ambiente, miembro de la Comisión de Medio Ambiente de la AEC, miembro del Comité plenario de gestión medioambiental de AENOR, Profesor del curso superior de ingeniería y gestión medioambiental dela EOI y miembro del comité técnico de la iniciativa Carbonfeel.

Previamente fue  Director de Medioambiente y Sostenibilidad de NOVOTEC Consultores, perteneciente al Grupo Applus (1995-2012), Profesor en diferentes Cursos y Masters de Gestión Medioambiental en la EOI ,Universidad Carlos III, Universidad de Burgos, Universidad de Valladolid ,Universidad de la Laguna, ETS de ingenieros de Minas en Oviedo, Cátedra de MA de la Universidad de Alcalá de Henares Director del Curso Superior de Gestión Medioambiental del ICADE, habiendo escrito más de 80 artículos sobre Medio Ambiente y RSE  y participando como ponente en más de 200 conferencias tanto a nivel  nacional como internacional


Fernando, tú estás considerado como uno de los pioneros del Medio Ambiente “Industrial”, habiendo desarrollado tu carrera profesional en algunas de las principales empresas del sector y habiendo abordado casi todas las facetas que éste comprende,

Fernando Nájera: Pero ¿cómo te introdujiste en este mundo?

Fernando Arteche: En el año 1987, a los dos años de crearse la empresa NOVOTEC plantee a la Dirección la posibilidad de iniciar el desarrollo del negocio del Medio Ambiente basándome sobre todo en las vivencias  ambientales que a nivel particular había vivido en Alemania y en  la entrada reciente  de España en la UE (año 1986) que suponía que las empresas  y las administraciones españolas tenían  que adaptarse a  la  legislación ambiental de la UE y en ese proceso entendía que Novotec podía tener un papel destacado, dado su liderazgo en el ámbito de la consultoría de calidad y seguridad

Evidentemente el planteamiento tenía un riesgo ya que en aquella época el Medio Ambiente parecía más una moda que una realidad, ya que las empresas eran reacias a introducirlo en su gestión porque entendían iba  a suponer un freno en su crecimiento y un elevado coste y las administraciones no tenían medios ni recursos para hacer aplicar la normativa, pero mi empresa confió en mis argumentos y así comencé la aventura

FN: Cuando empezaste a trabajar con temas ambientales ¿Cuál era la situación  en nuestro país?

FA: En aquellos momentos teníamos muy poca legislación desarrollada, algo a nivel estatal relacionado con el agua y la atmósfera y algo a nivel local, el Reglamento de actividades molestas, insalubres y peligrosas (RAMINP) del año 1961, que era gestionado por los Ayuntamientos y que era el reglamento bajo el cual se aplicaban la mayoría de las sanciones ambientales en las empresas.

Por otra parte,  ni la Administración  ni las empresas  estaban preparadas para abordar este reto, tanto desde el punto de vista estructural como organizativo y además no disponían de personal formado

Solamente las grandes empresa y principalmente las multinacionales empezaban a realizar auditorías ambientales, fundamentalmente de cumplimiento con la legislación y los estándares propios y  generalmente venían impuestas por sus matrices ubicadas fuera de España que aplicaban ya la legislación Europea o la normativa americana  de la EPA .
FN: ¿Cuál ha sido  la evolución experimentada por el sector en las últimas décadas?

FA: El desarrollo del Medio Ambiente en España ha sido muy importante, destacando 3 hitos, la entrada en la UE, el desarrollo de las normas internacionales y europeas de gestión medioambiental y la elevación del Medio Ambiente a rango ministerial.

Por otra parte las empresas se han convencido de que Medio Ambiente y competitividad van de la mano y progresivamente han ido internalizando las obligaciones ambientales en su gestión, lo cual ha supuesto también  el desarrollo de un negocio cada vez más importante de servicios ambientales que  actualmente da trabajo  a muchos profesionales, constituyendo  uno de los nichos de mercado con más  expectativas  de crecimiento y de generación  de  empleo.

También han contribuido de forma  importante a  esta evolución, la creciente concienciación de los ciudadanos y la presión de las organizaciones ecologistas, denunciando los incumplimientos de la legislación y las prácticas contaminantes.

Además de ser una de los primero españoles que abordaron la gestión ambiental en el sector productivo, también fuiste un adelantado en el ejercicio de  una labor profesional cualificada en el extranjero.

FN: ¿Podrías decirnos cuál fue tu experiencia fuera de España, dónde estuviste y que Labor desempeñaste allí?

FA: Tuve la fortuna de trabajar con una gran empresa española TECNOS  en dos países muy avanzados tecnológicamente, Alemania y Estados Unidos. En aquellos momentos, año 1978, en proyectos de construcción de centrales nucleares  que me dieron una visión de las fortalezas de esos países y me enseñaron a trabajar   en  ámbitos nuevos de gestión y con gente de diversas nacionalidades.  En Alemania en una gran empresa industrial fabricante de equipos avanzados para Centrales nucleares y en Estados Unidos en la sede de una gran ingeniería en el contexto de un  importante proyecto nuclear. Estos trabajos  requerían de una seguridad y fiabilidad muy importantes y mi función era supervisar todo el proceso desde el diseño de los equipos, gestión de materiales, fabricación de los componentes  y recepción final hasta su envío a la central nuclear en construcción

Paralelamente la estancia en estos países despertó en mí una gran curiosidad por los temas ambientales ya que por primera vez veía como las administraciones de ambos países en colaboración con  los ciudadanos desarrollaban una legislación ambiental que se iba instaurando a nivel de la empresa y a nivel ciudadano. Esto me motivo para realizar diversos cursos que me permitieron conocer las legislaciones y prácticas  ambientales de esos países y sus estructuras organizativas tanto a nivel estatal como regional.


FN ¿Con qué te quedarías desde el punto de vista profesional de esos países?

FA: Principalmente con la seriedad y profesionalidad con que se abordan los trabajos, se planifican muy bien para no dejar nada a la improvisación ya que se es muy consciente de que cualquier deficiencia  que surja  genera  retrasos  y costes no previstos, además de suponer un problema para  el cliente.

Me llamó también  mucho la atención, la organización del trabajo, pocos titulados superiores y  muchos diplomados especializados en cada materia y  por otra parte  la gran diversidad  de culturas, algo inusual en aquellos años en España.
De Alemania también me quedaría con la racionalidad de los horarios de trabajo dando ejemplo los  propios Directivos de las empresas


FN: ¿Por el contario qué crees que podríamos aportar nosotros desde aquí?

FA: Nuestra  mayor flexibilidad a la hora de buscar soluciones a  los problemas que se presentan, nosotros estamos más acostumbrados a que se nos presenten problemas y por ello tenemos más capacidad para afrontarlos.


FN: ¿Qué aconsejarías a los jóvenes que ante la situación económica actual deciden hacer su carrera profesional en el campo ambiental fuera de España?

FA: Sin lugar a dudas, que lo intenten, porque es una opción muy interesante, no solo por la situación económica actual que vive nuestro país, sino también porque pueden  aprender mucho, al trabajar en equipos multidisciplinares  y con personas de diferentes nacionalidades. Por otra parte tanto en el centro como en el norte de Europa, Canadá o USA existe una conciencia ambiental muy desarrollada, lo cual implica unos estándares de calidad ambiental muy elevados que configuran un negocio ambiental de alta tecnología.

Desde aquellos primeros tiempos, todo ha cambiado radicalmente, hay una mayor concienciación social, ha habido una producción legislativa enorme, se han arbitrado números mecanismos de control, han surgido herramientas privadas de protección, etc

FN: ¿Pero cuál sería tu diagnóstico general de la situación actual en materia ambiental?

FA: En líneas generales se ha avanzado mucho en todos los ámbitos del Medio Ambiente, sobre todo en las áreas más contaminadas,  atmosfera, aguas y suelos/ residuos, aunque si  tuviera que destacar uno me quedaría con el los  residuos  tanto en el ámbito empresarial como social, porque hemos sido capaces de encontrar nuevas aplicaciones a algo que no tenía valor,  creando una industria del reciclaje muy importante  y además se ha conseguido concienciar a la sociedad, cambiando el paradigma tradicional de “usar y tirar “.

FN: ¿Y el correspondiente al sector productivo y a la industria en general?

FA: En los años 80 las empresas en su mayoría no conocían tan siquiera la legislación ambiental que les aplicaba. Recuerdo que las primeras auditorías ambientales que tuve ocasión de realizar eran fundamentalmente a empresas multinacionales que ya las habían llevado a cabo en sus países de origen y sus CEOs trasladaban esta política a otros países. En España estas primeras auditorias servían para identificar la legislación aplicable y en la mayoría de los casos constatar su incumplimiento

Hoy en día la mayoría de las empresas ya cumplen la legislación y cada vez son más las que dan un paso adelante adoptando estándares que van más allá de las propias leyes en los ámbitos de la gestión, La comunicación y la concienciación ambiental.

El papel de las Administraciones es y ha sido  clave para garantizar la protección del Medio Ambiente y en este sentido  además de la función vigilante y sancionadora, las Administraciones han ayudado mucho a las empresas en el cumplimiento de sus obligaciones ambientales. Un mecanismo que ha funcionado muy bien son los  “Acuerdos Voluntarios“, acuerdos jurídicos entre la Administración ambiental y las empresas o asociaciones empresariales con el objetivo de ayudarlas,  en su día a cumplir con las directivas europeas y en la actualidad a adaptarse a nuevos requisitos ambientales de próxima aplicación.

Las Administraciones han desarrollado y desarrollan un papel clave en la divulgación e interpretación de la legislación, así como en la generación de guías y herramientas que facilitan a las empresas el cumplimiento con la legislación ambiental. Tenemos como ejemplos las Guías sectoriales de MTDS para facilitar el cumplimiento de la IPPC  o la reciente aplicación  informática “Modelo de oferta de Responsabilidad Ambiental (MORA), herramienta extraordinariamente útil para  la valoración económica del daño ambiental en el contexto de la Ley de Responsabilidad Medioambiental.

El papel de los consumidores ha sido en general más bien pasivo, porque en España no hay todavía una verdadera concienciación medioambiental (no solamente pensarlo sino también actuar en consecuencia). Se pueden contar con los dedos de una mano las empresas que han sido denunciadas por malas prácticas ambientales  o penalizadas  en la compra de sus productos. En general este papel no está internalizado en las Organizaciones de Consumidores y sí en las Organizaciones Ecologistas que  ejercen un papel más activo, denunciando y trasladando a la sociedad las malas prácticas ambientales  y sociales de las empresas.

FN: ¿Qué opinas de la política energética y en concreto de mix energético nacional?

FA: Yo creo que en España tenemos un mix energético razonablemente  equilibrado, dicho esto, deberíamos ir evolucionando hacia una eliminación gradual de los combustibles fósiles  que todavía representan un 80% del mix energético, por la alta contaminación que generan las centrales térmicas e ir  dando un protagonismo mayor a las energías  renovables y energía nuclear puesto que  en la actualidad su participación en el mix está entorno al 18%.

Yo he trabajado en el campo de la energía nuclear y creo que España debería construir más grupos nucleares, en la actualidad tenemos 6  con 8 reactores y 7.728 Mwe de potencia instalada y   sobre todo alargar la vida de los actuales más allá de los 40 años de vida útil, para generar recursos suficientes, que  amorticen   los altos  costes, impuestos e inversiones que requieren.

La energía nuclear, a pesar de los argumentos de sus detractores proporciona una energía sin emisiones, fiable  y predecible a un precio kw bastante razonable. Es cierto que comporta un riesgo  en su funcionamiento y en el almacenamiento de los residuos nucleares  que generan, pero las inversiones y medidas de seguridad en estos aspectos se revisan y mejoran continuamente.

En relación a la política energética mi opinión es que no existe y consecuencia de ello es el caos  energético que tenemos en España que se traduce en  una burbuja en el sector termosolar, una inseguridad jurídica en la energía eólica y  la  segunda tarifa más cara de toda Europa, además del acumulado déficit de tarifa.

El mayor problema de la industria energética es que no hemos definido cuál será nuestro mix energético en el futuro, un mix energético que  deberá guardar un equilibrio  entre  seguridad del suministro, disponibilidad, sostenibilidad y competitividad y donde  las energías renovables, la energía nuclear y el gas deberán jugar un papel cada vez más importante.

FN: ¿Cómo ves la viabilidad del coche eléctrico?

FA: Nosotros somos un país de transporte por carretera y este sector concentra el 45% de las emisiones contaminantes y por lo tanto el vehículo eléctrico debe jugar un papel importante en la reducción de estas emisiones.

En la actualidad el vehículo eléctrico es minoritario en nuestras carreteras, aun así la oferta de los fabricantes va aumentando con modelos más prácticos, de prestaciones similares a los de combustión, seguros y cada vez con mayor autonomía.

Actualmente existen varias iniciativas de impulso al coche eléctrico como la “Estrategia integral de impulso al coche eléctrico 2010-2014”, los planes Movele en Madrid y Sevilla  los planes PIVE y PIMA aire que  bonifican su adquisición, y en algunas ciudades la reducción de las tasas de aparcamiento  y aunque el coste  es más elevado en relación a otros vehículos,  tienen la gran ventaja de que el consumo energético es mucho menor y el mantenimiento es menos costoso

Yo creo que  en el futuro bajaran los costes y cuando se generalicen los puntos y sistemas  de recarga, el coche eléctrico pasara de ser minoritario en nuestras ciudades a  convertirse en un medio de transporte natural.
FN: ¿Qué piensas de la legislación ambiental española, es suficiente? ¿Es adecuada?

FA: Creo que uno de los problemas más importantes que tenemos en España es la cantidad de legislación ambiental que recae sobre las empresas, derivada por una parte de nuestras obligaciones europeas y  por otra  de  las  generadas  por las Comunidades Autónomas  y Ayuntamientos.

Esta proliferación de legislación que algunas veces resulta contradictoria entre las propias  Comunidades Autónomas, crea inseguridad en las empresas ya que rompe el mercado único, además de los costes asociados a su aplicación, lo cual supone un hándicap muy importante para la creación y el funcionamiento de las empresas

Si  a esta proliferación  le  sumamos la complejidad y  exigencias  cada vez mayores de las propias leyes, nos encontramos con un panorama que no ayuda a su cumplimiento, es por ello que  hay que hacer un esfuerzo para racionalizarla y homogeneizarla  y este esfuerzo le corresponde hacerlo a las Administraciones y fundamentalmente a la Administración Europea y a la del Estado

Concluiría diciendo que tenemos demasiada normativa y la que tenemos en general es bastante farragosa, muy sancionadora y poco preventiva y deberíamos tener menos legislación ambiental en España, con más enfoque en la prevención y más homogénea entre Comunidades Autónomas

FN: ¿Que opinión tienes de leyes como la de EIA, o la de Parques Nacionales?

FA: Creo que en general la legislación de Medio Ambiente debe ser compatible con el desarrollo económico y en este sentido no debe ser una barrera en la  generación y operación de las actividades económicas, siempre que estas actividades respeten el entorno.

Con esta filosofía es como  se han revisado la ley de EIA y la de Parques Nacionales que en cierto modo comprometían este desarrollo, la EIA por la excesiva duración de su tramitación y las injustificadas diferencias normativas entre las Comunidades Autónomas y la de Parques Nacionales por su excesivo proteccionismo que hacía casi inviable cualquier desarrollo económico del entorno.

Ahora bien en el caso de la nueva ley de Parques Nacionales creo que la incorporación de actividades  comerciales  con fines turísticos y recreativos, deben ser limitadas y muy controladas para salvaguardar la propia esencia del Parque Natural.
FN: En tu opinión ¿Cuál es el papel de los mecanismos privados de protección ambiental? SGMA/Etiquetas/Banco de Hábitats/ Huella de Carbono/ Huella Hídrica

FA: Juegan un papel cada vez más importante en la protección del Medio Ambiente, ya  que además de ayudar  a cumplir con la legislación, constituyen mecanismos cuyos objetivos traspasan  los propios requisitos legales y por lo tanto ayudan no solo a proteger sino que  también a mejorar el Medio Ambiente

Además estos mecanismos ponen en valor el Medio Ambiente, haciendo que las organizaciones sean más eficientes y mejoren su imagen y reputación  y al ser la mayoría voluntarios, sin sanciones, el grado de motivación para implementarlos es alto jugando cada vez un papel más importante  en los análisis financieros de las compañías

Por otra parte en los últimos tiempos se ha debatido mucho sobre figuras como las Confederaciones Hidrográficas,Los Planes de Cuencas, los trasvases, desaladoras, etc, utilizándose muchas veces como armas arrojadizas entre diferentes grupos de interés.

FN: ¿Cuál es tu visión de todo esto?

FA: Efectivamente esto ha sido así. En general el agua se ha convertido en un arma arrojadiza entre los distintos gobiernos del Estado y las Comunidades Autónomas y ha estado subordinada a servir de apoyo a grupos de interés, lo que ha  conducido a no disponer de una política hidrológica eficiente y sostenible que se ha traducido  en una utilización desmesurada del agua, una degradación de la calidad de las aguas continentales, una sobreexplotación de los acuíferos, una invasión del dominio público hidráulico, etc…

Creo que hay que poner orden y sentido común en todo esto y  elaborar un Plan Hidrológico Nacional con el mayor consenso y solidaridad posible, de forma que el agua no sea un problema en sí, sino una solución a los problemas de sequía y regadío que tenemos.


FN: ¿Sobran las desaladoras? ¿Hacen falta los trasvases, cuáles? ¿Qué pasa con los planes de cuenca?

FA: No sé si sobran o no las desaladoras, pero  como alternativa a los trasvases hoy por hoy no han cumplido las expectativas que se tenían, quizás porque  en el momento de planificarlas no se pensó  en su alto coste  de mantenimiento y rentabilidad así como en la demanda real, encontrándonos con que  muchas de ellas no funcionan o funcionan con un bajo rendimiento por falta de recursos económicos .

Por otra parte  las desaladoras son antitrentables  para la agricultura ya que el coste del agua desalada es el más caro con respecto a los métodos convencionales  debido a su alto coste energético, casi el 50% del total de costes, y además de la excesiva ocupación del suelo genera un  severo  impacto ambiental en el medio marino.

Desgraciadamente España se tiene que gastar ahora  muchos millones de euros en poner en funcionamiento la mayoría de las  24 desaladoras construidas,  ya que al haber recibido 2.200millones de euros de subvención por parte de la UE no puede permitirse el lujo de tener que devolverlos.

Por otra parte parece que los trasvases tampoco son la solución ideal por su alto impacto medioambiental y socioeconómico  y se han convertido en un arma arrojadiza entre las Comunidades Autónomas donantes y receptoras (guerra el agua), que han llegado incluso a declararse propietarias del agua en su Comunidad.

Creo que al igual que con la energía, en el caso del agua  ha habido unas políticas  contradictorias entre  los gobiernos lo que ha provocado   las  continuas modificaciones  e incluso la derogación del Plan Hidrológico Nacional, por eso es urgente alcanzar  un Pacto Nacional del Agua  que sirva de base para elaborar  un nuevo Plan Hidrológico que garantice el suministro de agua en calidad y cantidad suficiente

En otro orden de cosas,  un sector  de la sociedad no cree en el “Medio Ambiente” porque piensa que es una fachada que da cobertura a  intereses que les son ajenos.

FN: ¿Qué hay de cierto en esto?

FA: Es probable que todavía haya gente que crea que el Medio Ambiente es puro marketing  que esconde otro tipo de intereses, pero yo creo que cada vez son menos las personas que piensan así, porque cada vez hay más evidencias científicas del deterioro del entorno.

Es verdad que todavía existen  organizaciones e incluso  gobiernos  que  utilizan el Medio Ambiente exclusivamente para mejorar su imagen y en su funcionamiento no son consecuentes con lo  que promulgan, esto confunde y crea un  cierto escepticismo en la sociedad, pero por fortuna  estas organizaciones cada vez son más denunciadas   y  por otra parte la protección del Medio Ambiente está calando cada vez más en la sociedad porque todos queremos dejar a nuestros hijos una naturaleza viva y un entorno más saludable.

Yo recuerdo que cuando empecé en estos temas había muchos “agnósticos” que  pensaban que el Medio Ambiente era una moda del momento y por lo tanto pasajera, tardo tiempo en asentarse, pero se quedó y es imparable, avanzaremos más rápido o más lento, pero no hay marcha  atrás.
FN: ¿Cómo se puede combatir el “greenwashing”? 

FA: Las estrategias puramente comerciales que publicitan productos amigables con el Medio Ambiente, cuando no lo son están llamadas al fracaso porque la sociedad cada vez está más informada y más concienciada. La forma de combatirlo es denunciándolo públicamente, poniendo en evidencia a la empresa y por supuesto no comprando sus productos. Sé que esto no se consigue de un día para otro, pero hoy  las redes sociales constituyen un amplificador masivo para denunciar este tipo de engaños.
FN: ¿Es el Medio Ambiente un arma o una víctima de la comunicación?

FABueno yo creo que es a veces arma y a veces víctima. En general los temas medioambientales no son noticia  habitual en  los  medios de comunicación, desgraciadamente el Medio Ambiente sólo  es noticia  cuando ocurre una gran catástrofe como ocurrió en Doñana, en la costa gallega con el Pestrige, etc

 

FN: ¿Cómo se aborda la formación Ambiental en la educación?

FA: Bueno hasta la fecha de forma bastante puntual, en los colegios muy poco, algo más en la Universidad, fundamentalmente a través de licenciaturas especiales de Medio Ambiente y quizás de forma más significativa en los cursos o master de posgrado.

Yo soy de la opinión de que para conseguir una sociedad realmente sensibilizada hay que introducir de forma más activa el  Medio Ambiente en la educación y especialmente en los colegios.

Países que lo llevan haciendo desde hace tiempo tienen hoy en día unos estándares de calidad ambiental muy elevados, porque la sociedad tiene el Medio Ambiente muy internalizado en su día a día.


FN: Por último nos gustaría saber cómo augura una persona con una trayectoria tan dilatada como la tuya el futuro de la protección ambiental y el papel que van a asumir los profesionales en esa tarea.

FA: Bueno a mi  como profesional que ha tenido  la fortuna de vivir muy de cerca  el desarrollo del Medio Ambiente  en España  y en Europa, me gustaría decir que  le auguro un futuro excelente, eso sí todavía  con altibajos, hasta que se sitúe en un  lugar destacado en las decisiones de los gobiernos y de las empresas. Creo que se ha avanzado mucho  en su protección,  pero todavía hay muchas amenazas que combatir, y los gobiernos tienen que tomar conciencia de ello y destinar recursos para que la protección del Medio Ambiente pase de las campañas y programas electorales a compromisos reales.

De la misma forma, las empresas deben elevar la protección ambiental al máximo nivel para que las decisiones se adopten con la misma fuerza  que otras decisiones estratégicas de las compañías.

También creo que los medios de comunicación deberían jugar un papel más activo, no sólo en el día mundial del Medio Ambiente, sino también poniendo en valor las buenas prácticas y las buenas ideas que contribuyen a mejorar el entorno,  así como denunciando  aquellas que contribuyen a degradarlo.

Por ultimo  quiero resaltar  el papel destacado que ya juegan  y seguirán jugando los profesionales del sector  para  abordar  la complejidad de los  problemas  medioambientales, profesionales  cada vez más especializados y dispuestos a integrarse en equipos multidisciplinares, porque si algo caracteriza a los temas ambientales  es su  complejidad y carácter multidisciplinar.
FN: Ya sólo me queda agradecerle a Fernando Arteche la generosidad y valentía que ha demostrado a la hora de responder a estas preguntas que estoy convencido de que ilustrarán a muchos sobre el pasado, el presente y el futuro de sector ambiental en nuestro país.

foto 2Entrevista realizada por Fernando Nájera (@fnajerag)

 

 

 

 

 

 

FUENTE: i-ambiente

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone


VOLVER